¿Ontario un “narco” gobierno?

¿Ontario un “narco” gobierno?

1509
0
SHARE
Monopolio de la marihuana: Ontario ha revelado lo que posiblemente podría ser el plan de legalización más complicado, engorroso y costoso de un gobierno.

Tal vez “sólo” es una exageración. Pero todos sabíamos que el comerciante en la escuela secundaria se fumaba más de lo que vendía, dejándo en última instancia sus cuentas sobregirada con su proveedor. Ojalá esto no le pase al gobierno provincial.

Pero en general, los que entran en el negocio de la marihuana “que, por ahora, sigue siendo ilegal”, lo hacen con la comprensión de que hay buen dinero para hacerse ya que el producto, se vende prácticamente, solo.

Pero cuando usted es un gobierno conocido por su excesivo gasto, por la burocracia y por balances financieros irregulares, la idea de que uno podría perder dinero vendiendo marihuana se posiblemente cierta.

Monopolio de la marihuana: Ontario ha revelado lo que posiblemente podría ser el plan de legalización más complicado, engorroso y costoso de un gobierno. Por un lado, el gobierno tiene que mantener el mercado negro, al tiempo que se carga a sí mismo con los gastos generales y costos de organización enormes.

En lugar de buscar la opción más barata y más fácil de desarrollar un marco de licencias para los dispensarios existentes y gravar los ingresos, algo así como lo hace la provincia con las ventas de tabaco y, en menor medida, con las The Beer Store.  Ontario creará un nuevo ente, que tendrá un monopolio sobre las ventas de la hierba en la provincia. Como tal, será responsable de todo: compras, distribución, espacio comercial, capacitación, nóminas, etc., siguiendo el marco existente de las licorerías de la provincia, la popular LCBO.

En términos generales la provincia de Ontario está creando el monopolio de la marihuana administrado por el gobierno que funcionará de igual forma que su monopolio del alcohol dirigido y manejado por la provincial. Pero tal vez este monopolio no alcance a dar los mismos dividendos que el alcohol.  Para empezar, es mucho más fácil producir su propia marihuana que destilar su propio vodka o hacer whisky en su casa. Cualquier persona sabe que la semilla de la mariguana puede crecer en cualquier lugar con buena luz. De hecho, muchos canadienses han sembrado su propia planta durante años.

Hay que recordar, que el último mercado negro importante para el alcohol en Ontario murió con la prohibición de la venta ilegal en 1924. La LCBO funciona, para bien o para mal, porque es lo único que muchos de nosotros hemos conocido. El nuevo monopolio del gobierno, sin embargo, tendrá que competir con un mercado negro ya robusto y floreciente.

Uno podría argumentar que la LCBO, en sus primeros días, tuvo que competir con un robusto y floreciente mercado negro también, pero que el mercado negro no tenía el beneficio de un día de envío en Amazon Prime y mensajes privados de Facebook. El mercado de hoy puede no ser tan fácil de extinguir como el gobierno cree.

Una tienda por cada 93.000 personas: Para que esta operación dirigida por el gobierno eclipse el mercado negro, su producto debe ser al menos tan accesible y asequible como lo que actualmente está disponible para los usuarios recreativos en el mercado. Con el esquema que propone el gobierno, no será muy accesible que digamos.

Ontario propone la apertura de sólo de 40 puntos de venta en la provincia en el 2018, el primer año de marihuana sería legal (si se convierte en legal, pero eso es una discusión por separado). Por el contrario, el gobierno estima que hay alrededor de 70 a 80 dispensarios en Toronto solamente, y esos dispensarios no cierran típicamente en 6 p.m. los domingos y los días festivos, me imagino de las tiendas del gobierno al igual que LCBO tendrán sus horarios de servicio y esto limitara al mercado y los llevara a sus proveedores habituales.

Eventualmente, Ontario planea tener 150 tiendas para 2020, que es aproximadamente una tienda por cada 93,000 personas por la población actual. ¿Será eso suficiente para satisfacer la demanda del mercado? ¡Quién sabe! Yo creo que no.

La marihuana también estará disponible para la compra en línea, pero si es algo similar al servicio de entrega en línea de la LCBO no será nada llamativo, comprar con el sistema del LCBO significa comprar ahora, para recibirlo después y se pasa de un umbral mínimo el pedido se demorará varios días, después de haber pagado un envío exorbitante. lo que si está claro y en lo que no ha pensado el gobierno es que, si la gente no puede conseguir lo que quiere de las tiendas de la provincia, buscará en otra parte.

Otra cosa es que el gobierno ha expresado sentirse extremadamente preocupado por la gente que maneja bajo la influencia de la marihuana, pero con ese número limitado de puntos de venta parece que se agrava el problema, de esa forma la gente está forzada a conducir largas distancias para comprar el producto.

¿Cuál es el precio mágico?

Luego está el factor de costo. El ministro de Finanzas, Charles Sousa, dijo en una rueda de prensa que el precio de la hierba será lo suficientemente bajo como para competir con el mercado negro, aunque no demasiado bajo como para alentar el consumo. En otras palabras, este precio mantendrá una nómina de trabajadores sindicalizados y la acostumbrada burocracia del gobierno. En esta lista no están incluidos los costos operativos iniciales.

Si usted cree que este precio mágico existe “y usted lo creer” entonces usted cree que el último presupuesto de los Liberales fue “equilibrado”, también.

A pesar del probable mayor costo del producto muchos habitantes de Ontario afirman estar más cómodos comprando la marihuana en una tienda administrada por el gobierno que en una tienda ilegal. Por otro lado, los expertos en el tema del consumo de la hierba afirman,  que el precio no es el problema, el problema es que el gobierno garantice una buena calidad de la marihuana de lo contrario, el monopolio no funcionara.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY

*