hipopótamo golpeado a muerte en el zoológico de El Salvador

hipopótamo golpeado a muerte en el zoológico de El Salvador

247
0
SHARE
Gustavito, el popular hipopótamo del zoológico nacional de El Salvador, visto aquí en una foto tomada de un video de 2014, fue atacado por desconocidos la semana pasada y murió de sus heridas el domingo, según los zookeepers.

La violencia generalizada de El Salvador llegó a un rincón inesperado con el golpe brutal y fatal del querido hippopotamus Gustavito del zoológico nacional.

Incluso entre una población entumecida por un escalofriante número de muertes humanas debido a la violencia de las pandillas en los últimos años, la muerte del animal a finales del domingo provocó indignación.

Los salvadoreños lloraron a través de los medios de comunicación social y algunos dejaron flores en la puerta del zoológico, que ha sido cerrado hasta nuevo aviso.

“Aquí estamos acostumbrados a ver a los muertos todos los días”, dijo el lunes Martin Castillo, vendedor ambulante en el centro histórico de la capital. “Nos matan como moscas, pero esto es lo máximo, mataron a un animal que sólo nos entretenía”.

El director del parque zoológico, Vladan Henriquez, dijo en una conferencia de prensa que el hipopótamo estaba cubierto de contusiones y heridas punzantes después de haber sido atacado aparentemente con barras de metal, cuchillos y rocas.

Investigación abierta

El ataque ocurrió el martes por la noche hace una semana. Pero los zookeepers no descubrieron las lesiones del hipopótamo hasta el jueves porque no dejó su piscina. Gustavito murió el domingo.

El ministro de Justicia, Mauricio Ramírez Landaverde, dijo que se había abierto una investigación.

El Salvador es uno de los países más violentos del mundo, registrando 5.278 homicidios el año pasado, o un promedio de 14 personas muertas por día. La mayoría de los asesinatos han sido atribuidos a poderosas pandillas callejeras.

SPCA carga a Marineland con 5 cargos de crueldad animal
Gustavito nació y se crió en Guatemala, pero fue traído a El Salvador hace 13 años.

“Estamos enojados”, dijo Carmen Rogel, que a menudo lleva a su nieto al zoológico. “No sabíamos que habían matado a Gustavito y se sorprendieron cuando llegamos y la puerta estaba cerrada”.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY

*