Quince minutos con Natalia Gnecco

Quince minutos con Natalia Gnecco

243
0
SHARE
Quince minutos con Natalia Gnecco
Quince minutos con Natalia Gnecco

Por Germán Posada/ Haciendolatarea22@gmail.com

 La Huella que Natalia Gnecco dejó en Montreal

A finales del 2006 llegó a Montreal la periodista colombiana Natalia Gnecco, en esta ciudad se quedaría por espacio de seis años para luego decidir regresar de nuevo a su tierra natal. Durante su permanencia en la Gran Metrópoli, Gnecco ejerció el periodismo en radio, televisión y prensa y creó importantes espacios en la vida pública de Montreal que le valieron un importante y merecido reconocimiento al interior de una minoría inmigrante

Su profesionalismo, dinámica y entrega social han dejado un valioso legado en una ciudad en donde la comunidad latina día a día continúa escalando y posicionándose, formando parte esencial de su desarrollo.

H.L.T.: ¿Por qué se vino para esta ciudad?

N.G.: Trabajé para la BMC (Bell Mobility Canada) en Colombia en 1994 y allí conocí a Lorraine Génèreux, quien es una de mis amigas más querida. Cuando le comenté que debía permanecer por un tiempo fuera de mi país, por motivos ajenos a mi voluntad, me convenció de preferir a Canadá. Además juntas habíamos visitado varios lugares de Québec, estaba familiarizada con Montreal y a través de su amistad empecé amar a Canadá.

H.L.T.: ¿Cómo fueron los primeros meses en Montreal?

N.G.: Los primeros meses fueron de mucha búsqueda y crecimiento personal. Primero aprender cómo funcionan las leyes en Canadá, encontrar un buen abogado para exponerle mi caso, llenar muchos formularios, leer muchos procedimientos, instalarme y tratar de mejorar mi francés. Asimismo leía muchas noticias de Colombia porque no sabía si la situación que había dejado atrás mejoraría o empeoraría con el tiempo y de eso dependía mi decisión de exiliarme o no.

H.L.T.: ¿Encontró dificultades para ejercer su profesión?

N.G.: Ejercer el periodismo en Canadá no es complicado, siempre y cuando se hablen los idiomas oficiales, el periodista se pueda acreditar con un medio de comunicación internacional o canadiense como sucedió en mi caso. Yo pude ejercer mi carrera de muchas maneras incluso en la emisora CKUT de la Universidad de Mcgill y conozco colegas que han podido ejercer sin problemas. Lo complicado está en poder acceder a los medios canadienses como empleados no como voluntarios para poder recibir un salario integral con beneficios, pues hay mucha demanda y poca oferta. Esta situación afecta tanto a inmigrantes como a los mismos quebequenses que salen de la universidad a buscar una oportunidad laboral en medios de comunicación.

H.L.T.: ¿Cómo comienza a desarrollar su carrera periodística en Montreal?

N.G.: Un día encontré el periódico El Chasqui en una tienda, llamé a su propietario, y luego de una breve entrevista me abrió un espacio para escribir una columna. Tiempo después me ofreció un incentivo para escribir y lo rechacé porque quería escribir lo que estaba a mi alcance, no comprometerme con artículos cuando mi prioridad eran mis cursos de escritura de francés y definir mi situación personal. Gracias a Ramos me enteré que abrirían un canal de Tv llamado Nuevo Mundo Televisión, allí colaboré como periodista por un tiempo hasta su lanzamiento, pero no había suficientes recursos para pagar a periodistas, entonces me retiré, pero siempre he mantenido contacto con todos mis colegas de esa época.

Posteriormente, Michell Ravelet quien era productora de varios programas para Nuevo Mundo TV me propuso trabajar para ella, acepté pero luego de un tiempo me retiré, después supe que a muchos colegas los terminó estafando, pero no tenía tiempo para desgastarme en litigios, simplemente continué escribiendo. Luego Conexión Colombia me ofreció ser corresponsal en Canadá, cargo que desempeñé por un año hasta que una amiga, Elizabeth López me mostró la edición de Abanico Magazine de Toronto, contacté a su editora- propietaria Martha Niño y desde el 2007 comencé a escribir para Abanico como corresponsal para Quebec, hasta julio de 2012. También fuí corresponsal del Diario El Popular en Montreal.

H.L.T.: ¿Qué piensa del desarrollo de los medios de comunicación latinos en Montreal?

N.G..: La evolución ha sido lenta, difícil, pero continúa. La falta de recursos económicos influye notablemente en que medios de comunicación latinos no logren salirse completamente del cascaron. El talento de nuestros colegas latinos es increíble, tienen mucha iniciativa, son creativos, dominan los idiomas, se integran muy bien a la sociedad y están atentos a todo lo que pasa en la Provincia. Además siempre hay una propuesta novedosa, prueba de ello es Noticias Montreal, un medio alternativo muy interesante.

Lamentablemente, con el tiempo muchos se han vuelto inviables económicamente, incapaces de ofrecer una estabilidad laboral, ya sea porque los recursos de la publicidad provenientes de los negocios de nuestra comunidad son insuficientes para cubrir todos los gastos o porque se obtienen subvenciones esporádicas que no logran oxigenar las arcas. A veces parece que avanzáramos y de repente se retrocede enormemente como sucedió con Radio Latina y no es por falta de profesionalismo, me consta que se trabaja duro, es el factor económico lo que perjudica este florecimiento.

A este factor económico se le suma la continua explotación de algunos medios de comunicación a periodistas de su propia comunidad, pues con la excusa de abrirles espacios para adquirir experiencia canadiense o poder ejercer la profesión en Canadá, los exprimen al máximo por cero pesos, hasta que al final los periodistas se desilusionan de los medios y se retiran. Es un círculo vicioso que se mantiene aún, pero no pierdo la esperanza que podamos superarlo, recuerdo que Gloria otra colega latina hizo varias entregas para la cadena canadiense CBC espectaculares, pero sólo le ofrecían prácticas o ser una eterna voluntaria.

H.L.T.:  Fue motor importante para la creación de LatinArte. ¿Cómo comenzó la idea?

N.G.: Recuerdo que cuando nos conocimos tu me dijiste: “Bienvenida a Montreal, la ciudad de los voluntariados y los proyectos”. Bueno de repente de allí nació LatinArte, de no ser simplemente una lluvia de ideas que guardaba alguien en su mente por muchos años, sin atreverse a dar un paso, sin estar en contacto con la realidad de los artistas, con su propia comunidad, sin tener una identidad. Yo quería algo de verdad, con identidad latina, un proyecto materializado, real, verdadero en pro de los artistas latinos residentes en Quebec.

Creo que Dios me puso en el camino las personas idóneas para poder darle vida a LatinArte, yo simplemente fui un instrumento que logró trabajar con grandes amantes de la cultura como Franz Voltaire, Yves Aguri, artistas como Damian Nisenson, Pablo Ramos cómplices en este proceso. Asimismo, miembros de la comunidad colombiana tan comprometidas como Elizabeth López, Marcela Navarro o Carlos Reyes quien siempre me apoyó con el Ballet Raíces de Colombia, Miguel Castellanos, mi guía espiritual, Luis Angarita, un colombiano que hizo brillar la imagen de LatinArte, en fin, son muchas las personas que hicieron posible que LatinArte fuera una realidad.

H.L.T.: Elegida miembro del Comité Intercultural de la Ville de Montréal CIM ¿Cómo logró este importante nombramiento?

N.G.: Cuando era vicepresidente de la Asociación “Colombie Vous Invite”, un colega mexicano me dijo que estaban haciendo una convocatoria en la Alcaldía de Montreal para quienes quisieran integrar este comité, después de compartí la información con todos los colombianos de la asociación decidí enviar mi hoja de vida simplemente para foguearme, como periodista, pues como asistía a muchísimos eventos culturales, conocía muchos festivales, entrevistaba tanta gente, iba a muchas charlas sobre turismo cultural me sentí preparada para dar la batalla.

Con solo hacer la entrevista, debatir mis ideas y contarles mi experiencia me daba por bien servida y la verdad no pensé que pasaría, los perfiles de los miembros eran extraordinarios. Fue una i sorpresa recibir la carta donde me aceptaban como miembro desde el 2008 en calidad de suplente, luego en el 2010 se dio una vacante, me nombraron en propiedad, distinguiéndome como una de las siete personalidades del año en Montreal.

H.L.T.: Fue galardonada con el premio periodístico “Premio Notas Migratorias César Vallejo”….

N.G.: Sergio Vélez un colega colombiano residente en Montreal, me envió las bases del concurso del Premio literario periodístico Cesar Vallejo, yo envié una crónica llamada “El raspe y gane de los inmigrantes” sobre los estudios clínicos en Montreal y la experiencia de una joven estudiante que entra a probar una droga anticonceptiva. Después de varios meses me escribieron para decirme que yo había sido una de las ganadoras. La premiación fue el 14 de diciembre del 2011 en Caracas, pero no pude asistir. Posteriormente me hicieron una extensa entrevista por radio sobre la crónica y mi experiencia como inmigrante en Montreal. Fue un honor recibir esa distinción y conocer el trabajo de los otros dos ganadores.

H.L.T.: ¿Se movió activamente con el Partido Liberal de Quebec. Qué le dejó esta experiencia?

N.G.: Son muchas las lecturas que hago de esta experiencia. La primera que la comunidad latina es una fuerza electoral que está en ascenso y es importante. Que muchos inmigrantes latinos viven indiferentes a las elecciones y fue un reto sensibilizar a muchas personas para que vieran la importancia de participar activamente en los procesos democráticos en los países de adopción como es Canadá. Y por último, aprendí mucho sobre marketing político en Canadá,, fui coordinadora de eventos para la CCCQ , trabajé en todos los cargos en las campañas hasta fui testigo electoral. Fue una experiencia enriquecedora.

H.L.T.: Cuando más alta estaba su popularidad en Montreal, desapareció como por arte de magia. ¿Qué pasó?

N.G.: No trabajo para ser popular, más bien soy amiga del proverbio que dice “No vivas para que tu presencia se note, si no para que tu ausencia se sienta”. Regresé a Colombia porque las condiciones para que regresara se dieron, fue una decisión que tomé conjuntamente con mi familia, los espacios políticos que se habían perdido se podían tratar de reconquistar, las condiciones de seguridad cambiaron de manera inesperada, era el momento de regresar, había superado muchos retos, pero estaba agotada, sin ahorros para seguir costeando LatinArte y la sola idea de mantener un festival a punta de “voluntarios”, sin poderles ofrecer un salario me aterraba.

H.L.T.: La red social LinkedIn la felicitó por ser uno de sus perfiles más solicitados en 2012? Que representó esto para usted?

N.G.: Me parece importante, porque las redes sociales son vitales para la difusión de mi trabajo periodístico. Hay tantos personajes que puedo impulsar a través de mis contactos en Linkendln como José André Montaño, un niño boliviano, ciego, prodigio del jazz!

H.L.T.: ¿Lo que más le gustó de Montreal?

N.G.: El aprendizaje cultural, intelectual y lingüístico. Poder hablar simultáneamente inglés y francés en una misma conversación con tantas personas de tan diversas culturas.

H.L.T.: ¿Lo que más detestó?

N.G.: Primero Montreal es una “jungla” tienes que ser muy fuerte para que no te devoren porque hay mucho individualismo, egoísmo y te tropiezas con personajes nefastos. Segundo la tacañería de muchos hombres quebequenses y tercero oír a los mismos colombianos hablando mal de Colombia.

H.L.T.: ¿Cuales colombianos están dejando una buena imagen en Montreal?

N.G.: Claro hay muchos como el artista Roberto López, o Inés runnels con su fundación Ágape por la recuperación de tantos jóvenes ex combatientes y qué decir de Catalina López de “Genoma Quebec” o Saúl Polo, y deben haber muchos en proceso de maduración. . Los colombianos tenemos mucho talento!

H.L.T.: ¿Cómo encontró a Colombia?

N.G.: Nuestros problemas siguen pero han evolucionado de manera distinta, dependiendo del sector, para mí un buen índice es observar la cantidad de inversionistas extranjeros que hay o el auge de la construcción en muchas ciudades de Colombia. Sin embargo para darte una respuesta completa tendría que hacer un análisis periodístico a fondo sobre orden público, la polarización política que vivimos o la desconfianza sobre el proceso de paz en Cuba. Son muchos factores para mencionar, pero en últimas creo que la percepción del país depende mucho del entorno en el que cada persona viva y su relación familiar, que en mi caso está bien gracias a Dios.

H.L.T.: ¿A qué se dedica actualmente en nuestro país?

N.G.: Trabajo para la Superintendencia de Industria y Comercio. Desde el 2013 me asignaron coordinar los eventos nacionales y de cooperación internacional de nuestra entidad. Además, escribo para El Tiempo.com y otros medios virtuales, impresos en la Costa Atlántica. Recientemente me están publicando en London- Ontario

H.L.T.: ¿La experiencia adquirida en Montreal le ha servido?

N.G.: Haber asistido a tantos eventos internacionales me ha aportado mucho. Organizar un festival con tan pocos recursos incluyendo los propios me ayuda mucho ahora que estoy manejando presupuestos tan altos, para hacer un control eficiente del gasto. Igual los idiomas siempre son útiles, más cuando se logra trabajar de manera idónea con ellos. Entonces hace una semana a una conferencista canadiense se le extravió su presentación sobre Habeas Data y en cuestión de minutos llamé y la rescaté. Su asistente era quebequense muy rico poder reconocer el acento.

H.L.T.: ¿Guarda algún rencor de su paso por Montreal?

N.G.: Al revés, gracias a Montreal tristezas como el atentado a mi hermano mayor, la muerte de mi mamá y muchas persecuciones que en algún momento sufrió mi familia, que obligaron mi exilio, pude superarlos, la estadía en la Provincia me ayudó a perdonar. No sé si los menos 30 grados de algunos inviernos influyeron, pero si tuve un crecimiento espiritual importante que me permitió vivir alegre, sortear las tristezas, , una que otra decepción. Además poder brindarles apoyo a otros inmigrantes, artistas, a organismos como AGAPE, rescatar la celebración del 20 de julio para nuestra comunidad, me producirá siempre satisfacción, no rencor.

H.L.T.: ¿Montreal, éxito o fracaso?

N.G.: Un éxito, porque pude sortear muy bien los momentos de frustración que tuve durante los momentos más críticos de tanto trabajo, obstáculos, competencia, deslealtad, fraudes, etc y siempre los supe tomar positivamente. Ahora veo todo lo que logré profesionalmente en cuatro años y no sé de dónde sacaba tanta energía. Igual hice grandes amigos, con quienes mantengo contacto, sentir todo ese cariño es muy lindo.

H.L.T.: Como se percibe a Montreal desde Colombia?

N.G.: Hay opiniones diversas. Alguien me dijo que era Cuba con plata, porque no hay Walmart abierto 24 horas!, Otras han escuchado un poco sobre Montreal porque alguien de su familia o amigos ha inmigrado pero no saben mucho sobre cómo se vive en la ciudad. Las universidades tienen buena reputación y hay jóvenes que les gustaría ir a estudiar a Montreal. En las agencias de turismo de Colombia no promueven mucho a Montreal, siempre se habla de Niágara Falls y sus alrededores. El frio y el invierno les causa curiosidad a la gente pero preguntan mas de qué manera se sobrevive a como se disfrutan estas altas temperaturas. Me parece que en general hay más desconocimiento.

H.L.T.: ¿Regresaría a instalarse de nuevo?

N.G.: Tuve una oferta laboral para Proexport en Montreal, pero finalmente se me dieron las cosas en la SIC en Bogotá, algo que le agradezco a Dios, porque uno de mis hermanos tuvo cáncer y pude estar con mi familia unida, orando por él, acompañándolo, hasta que juntos vencimos ese nubarrón. Cerré un lindo capítulo de mi vida en Montreal, pero siempre dejo las puertas abiertas, muchos amigos vienen de allá a saludarme y bueno por ahora en Colombia disfruto de mis sobrinos, amigos, familia, de la cultura, del periodismo, del carnaval, del vallenato, del mar… al máximo!

 

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY

*