Los Colores de Montreal

Los Colores de Montreal

446
0
SHARE
Los Colores de Montreal
Los Colores de Montreal
Los Colores de Montreal
Los Colores de Montreal

Por Javier Pérez Mandujano.

Es difícil de creer que los seres humanos podemos ver en colores, especialmente cuando no escuchamos, no entendemos, y solamente queremos defender nuestras ideas y obligar a los demás a cumplir nuestras órdenes. En este sentido, creo que los animales tiene una mayor facilidad para demostrar su amor, su compasión, su respecto, su lealtad y su admiración hacia los demás, aunque la mayoría de ellos solamente pueda ver en blanco y negro.

Sin embargo, durante mis primeros tres meses de estancia en Montreal, me he sorprendido enormemente de la forma de ser de los montrealenses. Durante mis primeras semanas caminando por el Centro, el Viejo Puerto, La Villa Gay, y por su puesto La Pequeña Italia, pude descubrir que aquí habita una sociedad muy diferente, con una mentalidad más abierta, claramente desligada del fanatismo religioso o el racismo.

Pero, ¿qué es lo que piensan realmente estas personas? , quizás es muy diferente de lo que creo, sería mejor preguntárselos directamente, pero hasta ahora, es muy evidente que la gente aquí tiene una actitud muy casual acerca de la diversidad, no solamente sobre preferencias sexuales diferentes, sino sobre cualquier diferencia evidente al ojo público.

Aquí no importa si el color de tu piel es más oscuro, o si portas un objeto religioso, o si cubres tu cabello con telas, el hecho de ser diferente es aceptable en Montreal.

Pareciera como si los colores blanco y negro no pelearan aquí, y que es posible aceptar y apreciar diferentes colores al mismo tiempo, esta es una ciudad muy cosmopolita que acoge varias culturas, combinando diferentes texturas, acentos, palabras, pensamientos, y más que nada, diferentes sentimientos. Albergando una mezcla de numerosas y diferentes tradiciones que sobreviven entre el smoked meat y los beagles.

La nieve se apoderó de la ciudad por varios meses, y ciertamente la primavera toco la puerta muchas veces sin recibir respuesta alguna, al parecer el invierno quería quedarse aquí para siempre, no dando cabida a otro color más que el blanco, y solo permitiendo que el frío se adueñara de nuestros pensamientos.

Afortunadamente no solo el color blanco se quedó aquí, ya que en esta ciudad no se percibe una negación pública y evidente hacia la diversidad, los montrealenses no demuestran disgusto por el modo en que una persona se viste, o la manera en que luce físicamente, y también he podido notar una silenciosa y respetuosa atmosfera de comprensión y apoyo por todos aquellos que portan y reflejan un color diferente.

A pesar de que el color rosa es un distintivo internacional para la ciudad, los montrealenses también se entienden bien con otros colores, y esto me hace pensar que pasaría si este lugar llega a ser independiente.

No puedo creer que tan respetuosos, pacíficos, and comprensivos son los montrealenses, inclusive durante tiempos difíciles de tensión política y social durante las pasadas elecciones provinciales, al final, el respeto mutuo hace una gran diferencia, sin duda alguna una muy buena diferencia para todos.

Es cierto, cada mañana lucho con el Francés y el metro, pero aún sigo percibiendo la aceptación de extraños alrededor de mí, hay una aprobación muda y un deseo invisible de vivir todos juntos en la misma tierra.

Por eso espero descubrir más colores, diferentes colores que enmarcan esta metrópoli, un lugar lleno de gente creativa, artística, amigable, casual, y ciertamente encantadora.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY

*