Colombia, la Paz a solo un voto

Colombia, la Paz a solo un voto

845
0
SHARE
En la imagen, (D-I) Nicolás LLoreda embajador de Colombia en Canadá y el periodista Jose Rey
En la imagen, (D-I) Nicolás LLoreda embajador de Colombia en Canadá y el periodista Jose Rey

Entrevista exclusiva con Nicolás LLoreda embajador de Colombia en Canadá

La noticia de la semana es, sin lugar a dudas, el proceso de paz en Colombia, ya que luego de negociones y un arduo trabajo lleno de perseverancia y duros desafíos, los negociadores del Gobierno Colombiano y Las FARC rubricaron, esta semana, el acuerdo final que cierra las negociaciones de paz desarrolladas en La Habana durante los últimos cuatro años, y que deberá ser refrendado por el pueblo colombiano en un plebiscito.

Para hablar de este tema y conocer detalles del siguiente paso en este proceso hablé con Nicolás Lloreda, Embajador de Colombia en Canadá. El diplomático colombiano nos habló del proceso de paz y del posconflicto en esta entrevista.

 ¿Señor embajador, luego de que se conoció la firma definitiva del acuerdo de paz entre el gobierno colombiano y las FARC, usted cree que el “sí “ gane en el plebiscito?

 La verdad estamos muy contentos con el anuncio que hicieron las delegaciones de paz, de que después de casi cuatro años ya hay un acuerdo final y definitivo de paz y ojalá que el mayor número de colombianos se lo lean y tengan un debate informado y no un debate efectista desinformado. Que se lean lo que se acordó, que se lean lo que se dijo y ojalá que voten por la paz y que apoyen la paz. Como usted bien dijo, el plebiscito, que repito, no es una obligación del constitucional sino que es una decisión del presidente ya que él quiere que sean los colombianos los que decidan; él tiene la facultad constitucional de firmar la paz y hacer la paz sin necesidad de plebiscito, pero él decidió, él pensó que esto era demasiado importante y por eso le pidió a la Corte que autorizara el plebiscito y la Corte Constitucional lo autorizó y entonces ahora los acuerdos solo son válidos si la gente los vota.

¿En este plebiscito cuáles son los puntos más complicados o más difíciles de entender para el ciudadano?

 Bueno los puntos están en internet y esta semana el señor presidente habló de los cinco puntos que se hablaron en este proceso que duró cuatro años de negociación. Es importante tener en cuenta que todos los países desarrollados apoyan las negociaciones de paz y apoyan el acuerdo al que se llegó.

¿Señor embajador, que le hace pensar que esta vez sí tendremos paz en Colombia?

Colombia ha avanzado muchísimo. Colombia, para los que tenemos un poquito de años y nos acordamos, lo que era Colombia en los 80 y los 90 pensábamos, y la gente decía, que Colombia era un país fallido. Miles de personas se tuvieron que ir de Colombia a otros países, buscando oportunidades. Teníamos el índice de homicidios más alto del mundo, era un país muy violento. Eso ha cambiado, Colombia ya no es el país más violento del mundo; Colombia ha reducido los niveles de homicidio, hoy en día tenemos los más bajos en 40 años, pero seguimos teniendo problemas y seguimos siendo un país violento y seguimos teniendo problemas de impunidad, y hay mucho por hacer en Colombia, pero los avances son innegables y el mundo entero lo reconoce. La gente dice “Colombia se transformó”. Colombia está yendo por primera vez, en mucho años, en el camino hacia mejorar y cada vez ser una sociedad más igualitaria, más justa y que va mejorando. Cada vez tenemos más clase media, eso es lo más importante para que un país sea fuerte, la clase media. Entonces paz entre todos los colombianos todavía nos falta, pero esto es un avance muy grande y yo sí creo que esto un gran paso.

 ¿Qué pasa si el plebiscito no pasa y gana el no?

 ¡Si el presidente ya lo ha dicho! a él ya le hicieron esa pregunta y el afirmó que se acaban las negociaciones y pues que las FARC, me imagino, volverán a la guerra y el gobierno pues seguirá con sus fuerzas armadas persiguiéndolos y persiguiendo también a los narco traficantes que hay, a los mineros ilegales y a todas las personas que realicen actos criminales y van en contra de la población y esto se acaba. Me imagino que si la votación es esa, claro que todo es posible, claro que yo no me lo puedo imaginar, pero para mí, que los colombianos no seamos capaces de perdonar, que los colombianos no seamos capaces de tragarnos un par de sapos para tener un país más igualitario, pues yo de verdad creo que eso no va a ser así. Que vamos a votar que sí, pero como todo es posible, en ese escenario que usted me pregunta pues se acaba el proceso.

¿Santos le va a entregar el país las FARC o a Germán Vargas Lleras?

Me da risa cuando la gente habla de “entregamos el País” y yo me pregunto ¿pero se lo entregamos a quién? Si la verdad es que la gente no lee en Colombia. Es mucha la gente que habla sin leer. Yo creo que una persona que de verdad sabe leer y escribir, y se ha leído los acuerdos, no puede decir eso, nunca se ha cambiado el modelo. Si hay alguien que cree en el modelo capitalista es el presidente Santos. Lo que pasa es que el presidente Santos también cree que el estado es importante, cree que el estado tiene que ser justo, por eso su obsesión ha sido eliminar la pobreza y tiene los números para demostrar que hoy en día, seis años más tarde, hay mucho menos pobreza en Colombia que la que había cuando llegó.

¿La vieja y fuerte amistad de la casa Santos con la casa Lleras es la alianza que quiere romper Uribe?

 Mire yo lo único que sé es que el vicepresidente Vargas lleras, le han encargado una misión muy específica y muy concreta y es la infraestructura y el señor se ha dedicado a trabajar en eso, no se ha metido en otros temas por que no se lo han pedido. La verdad es que el señor vicepresidente tiene mucho para mostrar en las carreteras, en los puentes, en las obras que se están ejecutando en Colombia, en la vivienda, en acueductos, en puertos, en ferrocarriles. El país es otro, usted va y mira y el país está en obra y se están haciendo carreteras nuevas. Entonces él se ha dedicado a eso. Si él anuncia su candidatura, que no la ha anunciado, y él es el vicepresidente pues ya tendremos que ver que hace, pero él está dedicado ahorita a construir el país y a hacer la infraestructura que tanto necesitamos.

¿El país uribista aun existe, usted cree que esto puede influenciar en algo en el resultado del plebiscito?

 Yo creo que en Colombia hay mucha gente que le tiene un agradecimiento válido a los esfuerzos que hizo el presidente Uribe cuando era presidente. El tuvo la suerte de recibir el plan Colombia que negoció y acordó el presidente Andrés Pastrana y le llegaron a un señor muy trabajador como lo es el ex presidente Uribe. A él le llegaron unos recursos muy importantes, de Estados Unidos, y logró con todos esos recursos, y con su trabajo, empujar y ayudar a las fuerzas armadas para que retomaran el control de gran parte del territorio colombiano; y eso hay que agradecérselo, siempre, al presidente Uribe; porque eso permitió empezar las negociaciones, ya que si en el 2010 y en el 2011 no hubieran estado tan debilitadas las FARC, pues nos habría pasado lo que le pasó al presidente Pastrana, que las FARC no fueron serias en el proceso de paz y se les dio un territorio y usaron ese territorio, como se demostró, para traer armas y para exportar cocaína. Ahora no se les dio ningún territorio, ahora no se cambio el modelo, ahora se ha hecho con supervisión internacional muy seria y lo que estamos hablando es de un proceso verificable, donde tienen que entregar todas las armas. Las FARC no serán partido político hasta no haber entregado todas las armas. Entonces esa es la realidad y yo creo que uno tiene que agradecer lo que se hizo en su momento pero, afortunadamente, yo creo que a la mayoría de los colombianos nos gusta mirar para adelante y no tanto para atrás.

¿Cuánto cree usted que a va a costar el posconflicto?

 Mucha plata. El posconflicto va a costar mucha plata y va a durar muchos años, porque la deuda con el campo y con los territorios remotos de Colombia es muy grande y es allí donde la gran mayoría de la violencia se ha hecho. Acuérdese que ya han salido muchas estadísticas e informes que nos muestran que en Colombia hubo más de 1000 masacres, y de esas mil masacres más de 600 las hicieron los paramilitares, 300 las hicieron las FARC y más de 100 las hizo el ejército o agentes del Estado. Entonces cuando uno se pone a pensar en 1000 masacres, pues a uno, como colombiano, se le eriza la piel. Nosotros, todos los colombianos, tenemos una deuda y una obligación con nuestro país de reconstruirlo, y eso va a tomar mucho tiempo, pero hay que empezar y yo creo que ya estamos empezando.

¿Que tiene usted que decirle a los colombianos que viven en Canadá y que llegaron a este país buscando refugio por que el Estado no le garantizaba sus vidas en un conflicto que hoy está llegando a su fin?

Usted tiene razón, los refugiados, la gente que tuvo que salir de Colombia por amenazas de la guerrilla, por amenazas de los paramilitares por que el Estado no podía protegerlos, fueron miles de víctimas que vinieron a Canadá y yo creo que los que han vuelto tienen que saber que el país es otro y que el país ha cambiado impresionantemente. Los que nos acordamos de las bombas de Pablo Escobar, todos sufrimos con eso; yo me acuerdo que me salve, por media hora, de una bomba que puso Pablo Escobar y que destruyo el edificio donde quedaba la oficina en la que yo trabajaba. Todos tenemos historias así, de horror, de amigos de compañeros de conocidos que sufrieron y que fueron víctimas del terrorismo de los narcos de las FARC, de los Paras, de tantas fuerzas violentas que hubo. Yo creo que lo que más ha impresionado es la cantidad de gente y la cantidad de víctimas que son las que más quieren perdonar. Siempre me acuerdo de un señor que yo conocí, colombiano, que me dijo un día: “a mi papá lo secuestraron las FARC y lo mataron, yo vote por el presidente Uribe dos veces, y ahora estoy votando por el presidente Santos porque si no perdonamos no tenemos futuro y para tener futuro en Colombia hay que perdonar”. Me impresionaron mucho las palabras de ese señor cuyo padre lo habían secuestrado y lo habían asesinado las FARC y el quería perdonar y él quería avanzar y construir.

¿Usted no cree, señor embajador, que esto es parte de una estrategia para mover el País hacia lo que está viviendo Venezuela en este momento?

¿Una estrategia de quién? Usted de verdad cree que Colombia se parece en algo a Venezuela?

 Bueno, señor embajador, con todo respeto, hace algunos años Venezuela no se parecía a lo que es hoy?

Si, es increíble, pero bueno yo no debo opinar mucho sobre otros países porque mi obligación es ser embajador de Colombia en Canadá, pero yo tuve la oportunidad durante muchos años de mi vida, antes de este cargo, de viajar mucho a Venezuela y a mí me duele Venezuela. Yo tengo amigos venezolanos y la gran mayoría de mis amigos venezolanos ya no viven en Venezuela. Algunos se exiliaron en Colombia o en estados Unidos o aquí en Canadá o en Europa. A nosotros nos duele Venezuela y cuando vemos las fotos de los inmigrantes y de las personas que tratan de pasar la frontera para comprar comida, comprar cosas básicas, nos duele. Creo que en el mundo está completamente revaluado el socialismo y si usted mira las encuestas, en Colombia, nadie en Colombia quiere parecerse a la Venezuela de Hoy, porque todos en Colombia creemos en un sistema capitalista, empezando por el gobierno que lo ha demostrado mil veces. Entonces, si hay gente en Colombia que cree que el sistema económico es el sistema que se está aplicando en otro país pues yo creo que es una muy pequeña minoría.

Por último, un mensaje para los colombianos que quieren ir a apoyar este proceso, quieren votar y quieren decir sí a la paz.

Yo creo que eso le nace a cada uno, personalmente creo que mucha gente va a salir a votar por la paz, porque a uno no se le olvida lo que fue Colombia y el horror que tuvimos que vivir. Todos tuvimos parientes secuestrados o tuvimos gente asesinada; conocemos historias de horror. La gente de las ciudades sufrió más los ataques de la guerrilla y la gente del campo sufrió mucho más los ataques de los paramilitares; eso es una realidad pero yo creo que la gente quiere paz y la gente quiere salir adelante y la gente quiere poder debatir los temas con gente que piense distinto sin matarse, sin golpearse. Yo puedo tener desacuerdos muy serios, como los que tenia uno en el colegio, pero uno debate los temas y los debate con inteligencia y reconoce, a veces, que el otro puede tener parte de razón. Yo creo que la gran mayoría de los colombianos van a hacer eso. Aquí obviamente estamos esperando recibir las instrucciones del Concejo Nacional Electoral, pero los consulados colombianos estarán abiertos para que las personas que se han inscrito, en el pasado, puedan votar. Donde tengan inscrita la cedula, donde hayan votado antes, pueden votar y ojalá que la gente se manifieste y vote porque participar en el sistema democrático es votar.

 

Por: José Rey

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY

*