La crueldad canadiense

La crueldad canadiense

1329
0
SHARE
La cacería de focas no aborigen se sigue desarrollando oficialmente en la costa este de Canadá a pesar de las demandas de los ambientalistas y activistas de derechos de los animales para que el gobierno canadiense intervenga

Mientras el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, es portada de grandes revistas y es referente como líder mundial de la nueva generación de políticos, en el país de la hoja de maple, se sigue desarrollando una actividad brutal y medieval de casería de focas con el patrocinio de su gobierno.

La cacería de focas no aborigen se sigue desarrollando oficialmente en la costa este de Canadá a pesar de las demandas de los ambientalistas y activistas de derechos de los animales para que el gobierno canadiense intervenga. Los documentos publicados en virtud de las leyes de libertad de acceso en Canadá revelaron que el gobierno estaba gastando cinco veces la cantidad de dinero – $ 2.5 millones – para monitorear la caza de focas que los ingresos generados por las mismas cazas – $ 500.000. El mercado de pieles de focas continúa disminuyendo, pero el gobierno aplica subsidios a la industria.

En 2016, más de 66.000 focas fueron asesinadas en la cacería, con métodos que van desde disparar con un rifle de alta potencia, o usar un hakapik, que se asemeja a un piquete. Muchas de las focas asesinadas son bebés porque su piel se considera más valiosa. La caza se reserva a menudo para la primavera, poco después de que las focas dan a luz y comienzan a amamantar a sus crías. Una empresa canadiense de exportación, Phocalux, presionó con éxito al gobierno canadiense para que iniciara la caza de esta temporada, la cual fue abierta el 28 de marzo de este año.

“Durante 18 años, he observado la matanza de focas del Atlántico canadiense a corta distancia y he presenciado un nivel de sufrimiento que la mayoría de la gente adulta no puede soportar ver en video. Casi todas las focas muertas son crías de apenas unas semanas y son tratadas brutalmente “, dijo Rebecca Aldworth, directora ejecutiva de Humane Society International / Canadá. “a las focas les disparan y luego son dejadas arrastrándose a través de su propia sangre en el hielo, gritando en agonía. Muchas focas heridas son empaladas en ganchos de metal y arrastrados a las cubiertas sangrientas de los barcos donde son golpeados a muerte. Los cachorros de foca heridos también escapan al agua, donde mueren lenta y dolorosamente “.

En 2016, más de 66.000 focas fueron asesinadas en la cacería

Aunque el número de cazadores involucrados en la industria de caza de focas ha disminuido junto con la disminución de la demanda -en parte debido a que Estados Unidos y la Unión Europea prohíben el comercio- el gobierno canadiense ha seguido permitiendo esta práctica cruel. Los partidarios de la caza han citado argumentos culturales y económicos, pero a lo largo de los años el mercado para el comercio ha disminuido a medida que la sociedad comienza a reconocerlo como cruel y arcaico esta práctica.

Las focas en Canadá ya se enfrentan a las presiones del cambio climático y la desaparición de su hábitat, el hielo marino. Sin el hielo de mar adecuado para dar a luz, cuidar a sus crías y descansar durante su migración anual a las zonas de alimentación del norte, las focas han aumentado los riesgos de muerte incluso antes de que comience la caza de focas. Un estudio realizado en 2012 por un ecologista marino de la Universidad de Duke encontró que las focas arpan en Canadá están sufriendo estos cambios en su hábitat. “Las focas de Harpa están en peligro”, dijo Johnston en una entrevista con Scientific American.

“No debemos esperar a que estén en peligro de extinción para hacer algo hay que actuar ahora” concluyo Johnston

El año pasado los cazadores mataron a cerca de 66.000 focas, una fracción de los 7.4 millones de focas del Atlántico noroccidental, que no se consideran en peligro de extinción (también se cazan focas grises y focas encapuchadas). La caza de focas comercial también tiene lugar en Namibia y Groenlandia, pero Canadá establece la cuota anual más alta-unos 400.000 cada ano.

El gobierno justifica la cacería citando su importancia cultural y económica.

¿por qué Canadá todavía se aferra a seguir cazando focas?

Un argumento de los pescadores es que en algunas zonas las focas devoran demasiado bacalao, cuyas poblaciones se han derrumbado. Sin embargo, al igual que muchas afirmaciones relacionadas con la caza de focas, esto es para debate: los científicos afirman que el bacalao sólo constituye una parte muy pequeña de la dieta de una foca y que la industria pesquera, y no las focas, es la culpable del declive.

El gobierno justifica la cacería citando su importancia cultural y económica. “Históricamente ha jugado un papel importante de generación en generación”, afirmo en su momento Adam Burns, director general de gestión pesquera del Departamento de Pesca y Océanos de Canadá. “Todavía genera actividad económica en las comunidades costeras donde es muy necesario”.

La caza de focas puede representar hasta un 40 por ciento de los ingresos anuales de los cazadores, la mayoría de los cuales viven en la turbulenta provincia de Terranova y Labrador y gastan la mayor parte de su vida pescando. Eso explica en parte por qué el gobierno canadiense asigna 2,5 millones de dólares al año para supervisar la cacería

Las campañas contra la caza de focas se desarrollan en más de 35 países, entre ellos Rusia y los miembros de la Unión Europea

¿Que se comercializa de la foca?

El mercado especifico de la foca es el mercado chino que compra las pieles, carne y el aceite de la foca, el aceite es apreciado por su alto contenido de ácidos grasos omega-3 y vendido como suplemento de salud. Al igual que el pene del animal el cual lo comercializan por su supuesto poder afrodisiaco.

¿Que hacer para ponerle freno a esta actividad cruel?

Las campañas contra la caza de focas se desarrollan en más de 35 países, entre ellos Rusia y los miembros de la Unión Europea, estos países prohibieron las importaciones de focas, aunque todavía permiten productos que provienen de los Inuit canadienses. (Los Inuit, son una comunidad aborigen, que han subsistido durante miles de años gracias a su propia cacería separada).

Usted puede sumarse a las diferentes ONG a nivel mundial que buscan que Canadá deje de asesinar focas.

Por: José Rey

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY

*