Falsa alerte desata equipo SWAT, policias y francotiradores en Miami

Falsa alerte desata equipo SWAT, policias y francotiradores en Miami

30
0
SHARE
SWAT de la Policía de Miami responde a una posible situación de rehenes en el restaurante Joseph’s, el lunes 5 de febrero de 2018.

Una mujer que le dijo a la Policía que estaba retenida en un club de Miami en contra de su voluntad, y que había hasta una docena de personas aún adentro, desató un enfrentamiento de cinco horas el lunes por la tarde en el cual se acordonaron las calles, se encerraron a los estudiantes en las escuelas y se colocaron francotiradores en los tejados cercanos.

Al final, no se encontraron armas, tampoco rehenes y la Policía dijo que solo había tres personas dentro del restaurante Joseph’s en la Pequeña Habana. La Policía entrevistó a las tres personas el lunes por la noche sobre posibles violaciones a los restaurantes, según se informó.

“Nadie fue retenido contra su voluntad”, dijo el comandante de la Policía de Miami. Freddie Cruz. “Pero basándonos en la información que recibimos, es mejor que estemos listos”.

El incidente que causó que se cerraran partes de la Pequeña Habana comenzó aproximadamente a la 1 p.m. del lunes, cuando la Policía dijo que le habían robado su teléfono a un hombre afuera del bar/restaurante en 1971 NW 7 St. El hombre entró corriendo al club para llamar al 911 y le dijo a la Policía que le ordenaron irse.

Unos minutos más tarde, dijo la Policía, una mujer salió del club que está abierto 24 horas y dijo que había sido retenida adentro en contra su voluntad y que antes de escapar vio a una docena de personas dentro a las que no se les permitía irse.

Eso provocó que la Policía de Miami entrara en acción. Bloquearon partes de la Calle 7 del noroeste y la Avenida 19, entraron al club y hablaron con los gerentes mientras francotiradores se instalaban en los tejados cercanos. Dos escuelas primarias locales fueron cerradas brevemente .

La escena finalmente estalló a las 6 p.m., cinco horas después de que el teléfono celular del hombre fuera robado. La Policía, que desde el principio se refirió a la escena como una “situación de rehenes”, dijo que en ningún momento creyeron que alguien estaba siendo retenido a punta de pistola o amenazado con ningún tipo de arma.

Al principio, el vocero de la Policía de Miami, Michael Vega, dijo sobre la docena de personas que se creía que se encontraban dentro del restaurante: “Están siendo retenidos contra su voluntad”.

La Policía dijo que pasaron la mayor parte de la tarde entrevistando a las personas que estaban adentro para ver si el establecimiento cumplía con todos los requisitos legales y que la intervención en el lugar se retrasó mientras los agentes esperaban para entrar a una parte separada del edificio.

El club, que cambia de nombre con frecuencia y está en una sección pobre de la Pequeña Habana, no es ajeno a estas situaciones.

Hace cuatro años, un hombre llamado Jesús Hernández fue asesinado a puñaladas allí durante una breve pelea con un guardia de seguridad. De acuerdo con los registros judiciales y los documentos policiales, fue a principios del 2014 cuando Miguel Herrera Gueverra estaba sentado en el bar de Joseph’s y Hernández comenzó a caminar alterado.

El video de vigilancia captó a Hernández empujando y abofeteando a una mujer antes de que Gueverra se levantara para protegerla. Después de que Gueverra golpeara a Hernández, Gueverra sacó un cuchillo. Fue entonces cuando Hernández rompió una botella de cerveza y fue hacia el guardia de seguridad, quien apuñaló a Hernández dos veces durante la riña, y lo mató.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY

*