Con Juan Cuadrado Juventus derrotó 3-0 a Barcelona

Con Juan Cuadrado Juventus derrotó 3-0 a Barcelona

262
0
SHARE
Paulo Dybala celebra sus goles.
Foto: AFP

Paulo Dybala se consagró ante el Barcelona. El jugador argentino tenía todos los focos encima en un partido de los grandes y no defraudó. Se subió al trono frente al Barcelona con una gran actuación y no lo hizo ante un cualquiera: delante tenía a Lionel Messi, eclipsado por su compatriota.

Aunque Messi completó un gran partido y fue uno de los mejores de su equipo, Dybala demostró que la selección argentina puede estar tranquila. Es imposible alcanzar el nivel del jugador del Barcelona, pero con Dyabala, el combinado Albiceleste tiene a un futbolista de alta gama.

Dybala dejó al Barcelona helado. Su primera parte fue para enmarcar. Fue un incordio constante y además marcó dos golazos que abrieron el camino de la victoria al Juventus. Su pierna izquierda, como la de Messi, es exquisita.

Y los golpes que dio al conjunto azulgrana con su bota no los olvidarán en el cuadro italiano en mucho tiempo. El primero, en el minuto siete, tras recoger un pase del colombiano Juan Guillermo Cuadrado desde la banda derecha.

Dybala se revolvió dentro del área con un movimiento certero y, con un golpeo con efecto, sobrepasó a Marc-André ter Stegen por su palo largo. Esa fue su primera diablura. La segunda no llegó mucho después. Concretamente, en el minuto 22.
En esta ocasión fue el croata Mario Mandzukic quien le sirvió la pelota desde la banda izquierda. Su pase, raso atrás y al borde del área, lo golpeó Dybala con un efecto endiablado que dejó de nuevo a ter Stegen sin argumentos. Ya encumbrado con esas dos acciones, se esperaba la respuesta de Messi.

El argentino intentó iluminar a su equipo y dio un pase magistral a Andrés Iniesta, que no pudo marcar por culpa de una mano salvadora de Gianluigi Buffon. Ese fue el instante Messi, que casi siempre aparece aunque el Barcelona esté mal. Pero no hubo muchos más. Después, en la segunda parte, el Juventus hizo el tercero por medio de Giorgio Chiellini.

Barcelona, herido de gravedad otra vez, no pudo con ese marcador. El 3-0 fue una losa muy gorda que también afectó a Messi mientras Dybala se erigió como el gran protagonista del choque. Si en octavos de final fue el delantero del Mónaco Kylian Mbappé quien dejó con la boca abierta a toda Europa, en cuartos, el nombre más importante es Dybala.

Como con Mbappé, seguro que pronto se iniciarán los rumores que le colocarán en otro club. Pero, por ahora, antes de que comience a funcionar la maquinaria mediática, después del Juventus-Barcelona quedó clara una cosa: Dybala pudo con Messi.

EFE

http://www.eltiempo.com/

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY

*